Rusia celebra modestamente el 75 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi.

Moscú, AFP

Vladimir Putin celebró una Rusia «invencible», con motivo del aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi, una conmemoración este año sin fastos ni público, debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

El 9 de mayo, con su habitual y grandioso desfile militar, suele simbolizar la ofensiva del presidente ruso, para restaurar la imagen internacional de superpotencia de su país.

Esta vez, bajo una fina lluvia, y tras haber depositado rosas ante la llama del soldado desconocido, al pie del Kremlin, Putin saludó en un discurso breve y sobrio este día «sagrado» y la memoria de los veteranos, sin citar la pandemia que avanza en Rusia.

A buena distancia de él, un grupo de soldados daba un aspecto solemne a la modesta ceremonia.

«Sabemos y creemos firmemente que somos invencibles cuando estamos unidos», dijo el mandatario, en su discurso retransmitido por televisión, en el 75º aniversario de la derrota de la Alemania nazi, un día muy señalado para los rusos.

Luego, al dirigirse a los militares desde el interior del Kremlin, Putin prometió que «todos los planes de desarrollo del ejército y de la flota serán efectuados», y dispondrán del «material más moderno, pese a la crisis económica causada por el coronavirus».

La epidemia obligó al país a renunciar a la gran marcha militar prevista este sábado, ante numerosos dirigentes extranjeros.

Solo la parte aérea del desfile fue mantenida con decenas de aviones caza, de reconocimiento y con helicópteros sobrevolando Moscú.

Sobre la Plaza Roja, una escuadrilla dibujó la bandera rusa en el cielo.

Putin prometió que el país celebrará en el futuro «de manera apropiada» la victoria frente al nazismo.

Ramon Urbina Brizuela, Director Onda Informativa