OMS  no dejará de luchar para frenar el coronavirus y otras enfermedades

 

Ginebra

La Organización Mundial de la Salud lamentó la decisión del presidente de los Estados Unidos de ordenar la suspensión de sus fondos.

El doctor, Tedros Adhanom Gebreyesus, director de la institución, aseguró que ese país siempre ha sido un amigo generoso, y que espera que lo siga siendo.

“Con el apoyo del pueblo y el gobierno de los Estados Unidos, la Organización trabaja para mejorar la salud de muchas de las personas más pobres y vulnerables del mundo.

La OMS no solo lucha contra el COVID-19, también estamos trabajando para abordar la poliomielitis, el sarampión, la malaria, el ébola, el VIH, la tuberculosis, la desnutrición, el cáncer, la diabetes, la salud mental y muchas otras enfermedades y afecciones.

También trabajamos con los países, para fortalecer los sistemas de salud y mejorar el acceso a servicios de salud que salvan vidas”, explicó el doctor Tedros.

Agregó que se encuentra revisando el impacto sobre el trabajo de la Organización, de cualquier retiro de fondos de Estados Unidos y que trabajará con otros socios para llenar cualquier brecha financiera que enfrenten, para garantizar que la labor continúe sin interrupciones.

“Nuestro compromiso con la salud pública, la ciencia y el servicio a todas las personas del mundo, sin temor o favor sigue siendo absoluto.

Nuestra misión y mandato es trabajar con todas las naciones por igual, sin tener en cuenta el tamaño de sus poblaciones o economías.

El COVID-19 no discrimina entre naciones ricas y pobres, naciones grandes y pequeñas.

No discrimina entre nacionalidades, etnias o ideologías, y nosotros tampoco”.

Tedros recordó que cuando los Estados del mundo se reunieron para formar las Naciones Unidas en 1945, una de las primeras cosas que discutieron fue, establecer una organización para proteger y promover la salud de las personas del mundo.

“Expresaron ese deseo en la constitución de la Organización Mundial de la Salud, que dice que el disfrute del más alto nivel posible de salud, es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano, sin distinción de raza, religión, creencia política, condición económica o social.

Ese credo sigue siendo nuestra visión hoy”.

Es momento de estar unidos, no de generar divisiones.

El líder de la agencia de salud de las Naciones Unidas reiteró, que este es un momento para estar unidos, en una lucha conjunta contra el enemigo común y peligroso del coronavirus.

“Cuando estamos divididos, el virus explota las grietas entre nosotros.

Estamos comprometidos a servir a las personas del mundo y a rendir cuentas por los recursos que se nos confían”.

A su debido tiempo, el desempeño de esta institución en la lucha contra esta pandemia, será revisado por los Estados que la componen y los organismos independientes que existen, para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas.

“Esto forma parte del proceso habitual establecido por nuestros Estados miembros.

Sin duda, se identificarán áreas de mejora y habrá lecciones para todos nosotros para aprender.

Pero por ahora, nuestro enfoque, mi enfoque, es detener este virus y salvar vidas”, afirmó.

Luego agradeció a las muchas naciones, organizaciones e individuos que han expresado su apoyo y compromiso en los últimos días, incluido su apoyo financiero.

“Damos la bienvenida a esta demostración de solidaridad global, porque la solidaridad es la regla del juego, para derrotar al COVID-19”, afirmó.

Ramon Urbina Brizuela