Autoridades de Costa Rica descartaron ingreso masivo de Nicaragüenses y llamaron a no compartir videos falsos

 

Una comitiva gubernamental encabezada por la vicepresidenta de la República Epsy Campbell, acompañó el operativo de seis cuerpos policiales en la frontera norte, para garantizar seguridad, en medio de la emergencia nacional por el coronavirus COVID-19.

Campbell se desplazó al cantón de San Carlos, en la octava visita a la zona norte, en medio de la pandemia.

Le acompañaron el viceministro de Salud, Dennis Angulo, el viceministro de Gobernación y Policía, Carlos Andrés Torres y el subdirector de la Policía Profesional de Migración, Alonso Soto.

“No hay ingreso masivo de personas extranjeras”, declaró enfáticamente, tras asegurar que nunca antes se han custodiado mejor, los 300 kilómetros de la frontera, como se está haciendo ahora, con un trabajo excepcional de las fuerzas de seguridad.

Se refirió al uso de drones, con que cuenta el Ministerio Seguridad Pública, para vigilar por aire aquellos lugares remotos de la zona fronteriza.

El viceministro de Gobernación y Policía, Carlos Andrés Torres, aseveró que “hemos multiplicado por mucho, la cantidad de oficiales que tenemos regularmente en frontera y en los próximos días enviaremos más.

Tenemos vigilancia en puntos estratégicos en el cordón fronterizo y a lo largo de la carretera”, dijo.

Las autoridades hicieron un llamado a no compartir fotos ni videos falsos, sobre supuestos ingresos irregulares de Nicaragüenses.

“Cada uno de nosotros debe actuar con total seriedad en este tema”, manifestó Campbell, reafirmando que “el compromiso de las autoridades de Gobierno es hacer trabajo territorial, porque la seguridad de frontera es la seguridad del país entero”.

La Dirección General de Migración y Extranjería reportó que

a 1,358 personas, residentes o con permisos de trabajo, se les iniciará un proceso para cancelar su estatus migratorio, por salir del país durante el período de emergencia nacional y posteriormente reingresar, o por ser detectados transitando por un paso no habilitado en la frontera.

 

Ramon U. Brizuela