Recetas de Bill Gates frente al Coronavirus

“En cualquier crisis, los líderes tienen dos responsabilidades igualmente importantes: resolver el problema inmediato y evitar que vuelva a suceder”. Estas son las palabras con las que Bill Gates comienza a desgranar, en una carta enviada a The New England Journal of Medicine, lo que considera las recetas perfectas para hacer frente al coronavirus. Mejorar los procesos tanto de fabricación como de investigación de vacunas, más financiación pública y privada o mejorar el acceso a los tratamientos son algunas de las claves marcadas por Gates.

Gates considera necesario construir un sistema que pueda desarrollar vacunas y antivirales seguros y efectivos, obtener su aprobación y administrar miles de millones de dosis meses después de descubrir un nuevo patógeno. Un desafío que asegura es difícil pero que puede conseguirse si todos los agentes unen sus recursos y sus esfuerzos. “Uno de los principales desafíos técnicos para las vacunas es mejorar las viejas formas de fabricación de proteínas, que son demasiado lentas para responder a una epidemia”, señala. Para superar estas barreras, el magnate recomienda desarrollar “plataformas que sean previsiblemente seguras, para que las revisiones regulatorias puedan realizarse rápidamente, y que faciliten a los fabricantes producir dosis a gran escala y a bajo coste”.

“Uno de los principales desafíos es mejorar las formas de fabricación de proteínas”

En el caso de los tratamientos antivirales, Gates plantea la necesidad de establecer un “sistema organizado para detectar los tratamientos existentes y las moléculas candidatas de manera rápida y estandarizada”

Acelerar la I+D

El desarrollo de vacunas y tratamientos antivirales implica, según Bill Gates, ensayos clínicos masivos, así como acuerdos de licencia que traspasen las fronteras nacionales. Para ello, el magnate insta a aprovechar al máximo los foros mundiales para alcanzar consenso sobre las prioridades en investigación y los protocolos de ensayos para que los candidatos prometedores de vacunas y antivirales puedan avanzar de forma rápida. “El objetivo debe ser obtener resultados concluyentes de ensayos clínicos y alcanzar la aprobación regulatoria en tres meses o menos, sin comprometer la seguridad de los pacientes”.

Más financiación pública y privada

Para lograr que estos medicamentos lleguen cuanto antes a los pacientes, Bill Gates apunta a la necesidad de aumentar los esfuerzos en términos de financiación. “Los presupuestos deben ampliarse. Se necesitan miles de millones de dólares para lograr completar los ensayos clínicos en fase III y asegurar la aprobación regulatoria de las vacunas frente al coronavirus”. Y más aún, puntualiza, para asegurar “la vigilancia y la respuesta” al Covid-19.

Gates recuerda que el desarrollo de productos pandémicos son inversiones “de un alto riesgo extraordinario”. “Aumentar la financiación pública minimizará el riesgo para las compañías farmacéuticas“, puntualiza. Pero va mucho más allá, y plantea la posibilidad de que los gobiernos y otros agentes puedan financiar instalaciones de fabricación que puedan generar suministro de vacunas en cuestión de semanas. “Estas instalaciones pueden fabricar vacunas para los programas de inmunización de rutina en tiempos normales y se acondicionaron rápidamente para la producción durante una pandemia”. Finalmente, insiste, los gobiernos “deberán financiar la adquisición y distribución de vacunas a las poblaciones que las necesitan”.

“Ya vemos como el coronavirus puede interrumpir las cadenas de suministro y los mercados de valores”

 

El magnate es consciente de la inversión que todo esto requiere, aunque recuerda el impacto que una pandemia puede provocar. ” Ya estamos viendo cómo el Covid-19 puede interrumpir las cadenas de suministro y los mercados de valores, sin mencionar la vida de las personas”. Por eso, estas inversiones son, en su opinión, “una ganga”.

Acuerdos de acceso

Por último Gates plantea el debate sobre el acceso a los tratamientos. Desde su punto de vista, los gobiernos y la industria deberían llegar a un acuerdo: “durante una pandemia, las vacunas y los antivirales no se pueden vender simplemente al mejor postor”. Los tratamientos, opina, “deben estar disponibles y ser asequibles para las personas que están en el centro del brote y que más las necesitan”.

Fuente: Gaceta Médica