En Nicaragua se viven dos realidades diferentes frente al COVID-19

En Nicaragua, los sandinistas viven dos realidades frente al coronavirus. La familia presidencial cumple a pie juntillas las recomendaciones de la OMS. Sus seguidores, en cambio, obedecen las órdenes del Gobierno que promueve actividades públicas, visitas casa a casa y aglomeraciones.

Mientras al presidente del país, el ex guerrillero Daniel Ortega, de 74 años, no se le ve desde el pasado 12 de marzo en que participó, desde su residencia, en una teleconferencia con sus homólogos centroamericanos, su Gobierno sigue sin suspender las clases y auspiciando actividades culturales, deportivas, religiosas, tradicionales y de entretenimiento.

Jorge K. Santiesteban .