CCSS llama a bajar consumo de sal ?oculta? en algunos alimentos

Un llamado a la población costarricense para que reduzca el consumo de sal oculto que se agrega durante la cocción y elaboración de algunos alimentos y que está presente en todos los productos ultraprocesados, están planteando especialistas en medicina y nutrición de diversas instituciones del sector salud entre ellas la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) con el propósito que la población alcance una vida más longeva y saludable.

Con este objetivo y como parte de un esfuerzo de sensibilización coordinado por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA), la CCSS se sumará, a partir de hoy, a la celebración de la Semana Mundial de Concientización sobre la Sal se llevará a cabo del 9 al 15 de marzo del 2020. Esta es una iniciativa de la organización WASH (World Action on Salt and Health o Acción Mundial en Sal y Salud del Reino Unido) apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En esta oportunidad la campaña estará enfocada en la sal oculta, que muchas veces no se detecta en alimentos dulces o que se agrega durante la cocción y elaboración de ciertos alimentos, tales como, el pan, cereales para el desayuno, repostería, queques, galletas y algunas salsas, o bien, cuando se come en un restaurante, donde no es posible determinar la cantidad de sal con que fue preparada.

Una de las preocupaciones de la doctora Maricruz Ramírez Di Leoni, especialista de la Coordinación Nacional de Nutrición de la CCSS y la doctora Jaritza Vega Rodríguez del INCIENSA, es que en Costa Rica se ingiere casi el doble de la cantidad de sal que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debe consumir, es decir, el promedio de consumo de sal es más elevado que lo recomendado: cinco gramos por persona al día.

Según la doctora Ramírez, el sodio se encuentra en la sal y en los condimentos que se utilizan en Costa Rica para sazonar y dar sabor a los alimentos, de ahí la importancia de leer la etiqueta de los productos y conocer sus ingredientes.

Manifestó que la sal está presente en la mayoría de los alimentos tanto salados como dulces que se adquieren en restaurantes, supermercados, ventas de comida rápida, artesanales y en la calle, por lo que es importante ser cuidadosos en el momento de tomar decisiones sobre lo que se compra y se consume.

Para la doctora Ramírez Di Leoni, este hecho es de gran relevancia, toda vez que el consumo de sal y sodio está directamente relacionado con la hipertensión arterial y el incremento de la presión arterial es un factor de riesgo de los padecimientos cardiovasculares.

De esta manera aseguró que la celebración de esta semana constituye una valiosa oportunidad para reforzar en la población las siguientes recomendaciones, dirigidas a reducir el consumo de sal en forma gradual y el consecuente riesgo de hipertensión arterial:

  • Eliminar el salero de la mesa.
  • Escurrir y enjuagar los alimentos enlatados con la finalidad de eliminarles el sodio que contienen.
  • Consumir vegetales y otros productos frescos, en lugar de opciones enlatadas.
  • Reducir paulatinamente, el uso de la sal cuando se preparan los alimentos.
  • Eliminar el uso de consomés o de preparaciones industrializadas y en su lugar usar hierbas naturales como tomillo, apio, culantro, orégano, albahaca, eneldo, entre otras.
  • Revisar las etiquetas de los productos para verificar que el contenido de sodio sea bajo. (Menos de 140 mg por porcion o por cada 100 gramos)
  • Elegir de preferencia alimentos cuya etiqueta indique un bajo contenido de sodio.

Por su parte, la doctora Vega recordó que, este año, la celebración tiene como objetivo sensibilizar sobre la importancia de la reducción del consumo de sal oculta con el propósito de lograr una vida más longeva y saludable.

De esta manera, los esfuerzos de sensibilización estarán dirigidos de forma simultánea a la población en general y del sector de la industria de alimentos, de tal manera que se aliente el compromiso para impulsar procesos de investigación, innovación, desarrollo y formulación de productos con un menor contenido de sal y en el caso del sector gastronómico, promover el mismo objetivo mediante la implementación de estrategias, tales como:

  • Ofrecer un menú con opciones bajas en sal.
  • Eliminar saleros y salsas en las mesas.
  • Adicionar menos sal y en su lugar sazonar los alimentos con hierbas para dar aroma y sabor a sus platos de comida.

La especialista manifestó que esta celebración contribuye al cumplimiento del Plan Nacional para la Reducción del Consumo de Sal/Sodio en la Población de Costa Rica, 2011-2021, así como la Estrategia Nacional para el Abordaje de las ECNTO 2013-2013 para el logro de la meta de un descenso gradual y sostenido en el consumo de sal en la dieta.

 

/ Gabriela Castro Mora

[email protected]
2539-0992