fbpx

Hay que acabar con urgencia la plaga de langostas en el cuerno de Africa.

Hay que acabar con urgencia la plaga de langostas, en las tierras de cultivo de la región de Salal, en Somalilandia, en el Cuerno de África, dijeron personeros de la FAO.
Ante la magnitud de la catástrofe, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas y La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, celebraron una reunión informativa sobre la situación actual, seguida de un llamamiento para obtener 76 millones de dólares en apoyo urgente a la región.
El secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, quien presidió el evento, explicaba de esta manera la magnitud de la tragedia.
“Una nube promedio de langostas de un kilómetro cuadrado, es decir de 40 a 80 millones de langostas, puede consumir en un solo día alimentos suficientes para alimentar a 35.000 personas al día.
Se estima que un enjambre en el noreste de Kenya tiene un tamaño de hasta 2,400 kilómetros cuadrados, lo que significa que habría entre cien y doscientos mil millones de langostas en ese enjambre y estarían devorando suficientes alimentos, como para alimentar a 84 millones de personas en un solo día”.
Esas cifras palidecen si la plaga no se controla pues, con las lluvias adicionales que se esperan, la magnitud del brote podría crecer hasta 500 veces en junio.
Pero este no es el único problema, las nubes de langosta se desplazan a una velocidad de vértigo, hasta 150 kilómetros en un solo día, e ironizó que no “han de pasar ningún control migratorio o poseer pasaportes y que no respetan las fronteras internacionales”, convirtiéndolo en un problema de ámbito regional que afecta a los cultivos y pastos, sobre todo de las personas de menos recursos.
A esta situación, hay que añadirle el combate a la hambruna en estos 3 países con 13 millones de personas que están al borde ella, que alcanzarían los 19 millones si se suma a Sudán del Sur y Uganda.
Además, añadió que durante los dos últimos años estas comunidades también sufrieron graves afectaciones meteorológicas.

Corresponsal: Ramón Urbina Brizuela.